viernes, 6 de junio de 2014

TRANSVULCANIA 2104 (2ª parte)


Siempre cuesta dormir cuando al día siguiente tienes una competición de estas características, pero cuando además el despertador va a sonar a las 2:30 de la mañana es más difícil todavía. Hay que levantarse tan temprano porque la prueba comienza a las 6, pero antes hay que recargar las pilas a tope y el desayuno tiene que ser abundante. Además las carreteras se colapsan para llegar al Faro de Fuencaliente y es mejor ser previsor y para estar dando vueltas en la cama decido levantarme e ir a desayunar. La última guagua que sale del hotel con corredores es a las 3:00 pero como me van a llevar Pedro y Raquel, después de desayunar me tumbo un rato en la cama y repaso todo el material para la prueba.

Son las 5 de la mañana cuando llego al Faro de Fuencaliente y estamos preparados para afrontar un día intenso.

 photo TRANSVULCANIA00010.jpg


Tienen una cara de sueño que se caen, pero es lo que tiene madrugar tanto. Intentarán hacerme la asistencia en carrera pero como la Isla no la conocemos, por si acaso, llevo en la mochila todo lo que pueda necesitar durante la misma.

 photo TRANSVULCANIA00011.jpg


El Faro de Fuencaliente, punto de partida de la TranVulcania 2014, visto desde un poco más abajo de donde hemos dejado el coche. Hace fresquito y además corre un viento "muy agradable", así que me alegro no haber bajado en el bus que me hubiera dejado a las 4:00 de la mañana pasando frío y sin un sitio en el que guarecerse.

 photo TRANSVULCANIA00013.jpg


Cuando bajo por la rampa de salida me doy cuenta que me va a tocar salir de bastante detrás, ya que son las 5:00 de la mañana y ya están colocados todos estos corredores bajo el arco de salida. Esto es algo que no me preocuparía en una carrera de 73 km si no fuera porque a los 300 metros de la salida, la pista se transforma en un pequeño sendero en el que sólo caben dos personas. Por lo que me han comentado los embotellamientos que se producen en ese punto te pueden hacer perder 15 minutos con facilidad.

 photo TRANSVULCANIA00012.jpg


Linea de salida desde fuera. He decidido dividir la Tranvulcania en tres carreras de 25 km. La primera hasta el refugio del Pilar, la segunda hasta el Roque de los Muchachos y la última situada en la linea de meta de Los Llanos de Aridane.

 photo TRANSVULCANIA00014.jpg


Línea de salida desde dentro. Llevo mi cámara de fotos, que aunque sea un peso extra a todo el material obligatorio, seguro que durante el transcurso de la carrera me hará distraerme sacando algunas fotografías.

Cuando paso la verificación del chip y al ir a entrar en la salida me encuentro a Omar, que ha llegado bastante antes que yo, así que aprovecho y me coloco no todo lo detrás que me tocaría. En la media hora antes de que empiece la carrera voy adelantando algunas filas de corredores para no salir tan retrasado.

 photo TRANSVULCANIA00015.jpg


No estoy todo lo delante que me gustaría pero tampoco estoy demasiado detrás para sufrir el embotellamiento que se va a formar. Comienza la cuenta atrás y a las 6:00 de la mañana los 2160 corredores en la prueba Ultra salen "escopetaos", entre ellos yo mismo.
 
Los primeros metros de carrera son un caos absoluto con empujones, codazos, gritos, gente que no lleva ni 100 metros y ya saca los bastones con los que si no estás atento te sacan un ojo; así que me pego un buen sprint de 400 metros para quitarme el barullo que se va a formar en el sendero.
 
No es la mejor forma de salir en una carrera de tantos km., pero viendo todas las lucecillas que tengo por detrás merece la pena el sobreesfuerzo.

 photo TRANSVULCANIA00016.jpg


El fresquito que tenía en la salida ha desaparecido por completo. Durante los primeros 18 km vamos a pasar del nivel del mar a los casi 2000 metros de la zona de Las Deseadas por unos senderos espectaculares.

Correr por la noche es una gozada y más cuando uno llega al pueblito de Los Canarios todavía de noche. El camino que atraviesa este pequeño pueblo esta literalmente abarrotado de gente que te anima para lo que queda de subida. Es una pena que no tenga una foto de ese momento porque es impresionante la de gente que está en la calle animando.

 photo TRANSVULCANIA00017.jpg


Me encuentro realmente bien, por lo que voy a un buen ritmo cogiendo a varios grupos de corredores. Sobre las 7:15 empieza a amanecer y no me resisto a sacar la cámara para sacar una foto de Tenerife con el mar de nubes y el Teide.

La carrera discurre por el maravilloso sendero GR-131 o ruta de los volcanes y uno no deja de alucinar con lo que está viendo.

 photo TRANSVULCANIA00018.jpg


También amanece en el observatorio del Roque de los Muchachos

 photo TRANSVULCANIA00018B.jpg


En la bajada al Refugio del Pilar he tenido un pequeño susto y no ha sido debido a mí. El corredor con el que voy haciendo toda la bajada se pega un leñazo de los buenos en los que llega a perder el conocimiento. Paro un momento y enseguida empiezan a llegar espectadores que le atienden.

Llego al Refugio del Pilar, en el km 26, primer objetivo del día y primer punto cronometrado de la prueba. Me he encontrado muy bien durante los 18 km de subida y no he desgastado muchas fuerzas. Paso por aquí en 2 horas y 54 min. corriendo a ritmo de 6´31´´/km. Voy en el puesto 67, 3º veterano y 6º canario.

Voy buscando entre la gente a Raquel y Pedro, pero me temo que debido al colapso de tráfico no han llegado a tiempo de verme. Luego me confirman que llegaron a los cinco minutos de pasar yo y es que voy como un rayo, jajajajaa.

Hago un rápido avituallamiento para coger  agua, una barrita energética y los primeros trozos de plátano.

 photo TRANSVULCANIA00020.jpg


Después del refugio del Pilar hay una zona de unos 8 km aproximadamente en los que se puede correr bastante. La pista es ancha, sin piedras y hay que ir tirando del freno de mano porque es una zona que invita a correr bastante y hay que reservar fuerzas porque queda otros 40 km de carrera.
 
Subiendo al Pico de La Nieve vuelvo a sacar la cámara y saco otra fotito de las espectaculares vistas que tengo delante de mis ojos.

 photo TRANSVULCANIA00021.jpg


En el avituallamiento situado en el Reventón la pista se transforma en un sendero de montaña, estrecho, pedregoso y con una gran inclinación. Me encuentro muy a gusto corriendo aunque en esta zona hay que caminar algunos tramos.

La Caldera de Taburiente es impresionante y las vistas hacen que se te vaya de la cabeza el cansancio que se va acumulando.

 photo TRANSVULCANIA00022.jpg


¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡A ver quien es el valiente que corre por aquí!!!!

 photo TRANSVULCANIA00023.jpg


El segundo punto cronometrado está situado en la cima de la Isla de la Palma, en el Roque de los Muchachos, a 2426 metros de altitud. Desde el Pico de la Nieve hasta el Roque en el plano de carrera parece una zona en la que se puede correr bastante y nada más lejano a la realidad. Es un continuo sube y baja por senderos muy pedregosos en los que es muy difícil llevar un ritmo constante de carrera.

Empieza a calentar el sol con fuerza y no olvido hidratarme en todo momento.

 photo TRANSVULCANIA00024.jpg


En el puntito más alto que aparece a la izquierda de la foto está el segundo objetivo del día: el punto más alto de la carrera, situado en el km 50 de la misma.

Esta  es la última vez que saco mi cámara de fotos ya que cada vez hay que prestar más atención al sendero, las fuerzas no son las del principio y en cualquier descuido te puedes ver de bruces en mitad del camino.

 photo TRANSVULCANIA00025.jpg


He dejado atrás el Observatorio del Roque de Los Muchachos, uno de los más importantes observatorios del mundo por la calidad de sus cielos y su poca contaminación luminosa, en el cual se encuentra el mayor telescopio robótico del mundo y me dirijo a la cima de carrera.
 
Voy doblado pero es que la inclinación es importante. Parece que nunca voy a llegar a la cima, porque después de una dura subida viene una bajada técnica, así varias veces hasta llegar a los 2426 metros del Roque de los Muchachos.
 
Segundo paso cronometrado de la prueba (km. 50) en el que paso en 6 h y 27 min. a una media de 7´36´´/km. en el puesto 58º de la general, 3º veterano y 5º canario. He adelantado 9 puestos desde el Refugio del Pilar y me encuentro muy bien, con muy buenas sensaciones. He asimilado muy bien los km hechos y el calor que empieza a apretar de lo lindo.

 photo TRANSVULCANIA00026.jpg


Vuelvo a hacer un avituallamiento en el que no me entretengo demasiado. Me he dividido la TransVulcania en tres partes y en el Roque de los Muchachos comienza la tercera de las mismas, la que más respeto me impone. 18 km en los que se pasará de los 2426 metros de altitud hasta el nivel del mar de Tazacorte.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Vamos para abajo!!!!!!!!!!!!!

 photo TRANSVULCANIA00027.jpg


Ya sabía yo que a una ultra se viene a disfrutar................. y a sufrir. Los primeros 10 km. los bajo más o menos bien, pero a partir de ahí los dolores en las piernas son "muy confortables". En el avituallamiento del Time decido parar un poco y pedirles a los voluntarios (por cierto, que amabilidad de voluntarios, así da gusto parar) que si tienen hielo. Me siento, como algo y mientras me dejan dos bolsas de hielo que me coloco en los cuadriceps que los llevo al rojo vivo. Tengo la sensación que seré capaz de derretir el hielo si los dejo en mis piernas dos minutos.

He visto en el plano que me queda la zona con más inclinación y me lo confirman los voluntarios, pero intento ser positivo y pensar que son sólo 5 km. El último tramo a Tazacorte tiene una inclinación brutal, con algún km. al 30%. Eso sí, las vistas de Tazacorte son increibles y su playa parece que te está invitando a darte un bañito.

 photo TRANSVULCANIA00028.jpg


¡¡¡¡¡¡¡Por fin estoy en Tazacorte!!!!!!! Pensaba que nunca iba a llegar, que larga se me ha hecho la bajada. Aquí se encuentra mi amigo Basilio Bravo, speaker de la prueba, que me da ánimos para los últimos kilómetros de la competición.
Me han adelantado alrededor de 10 corredores, pero a pesar del esfuerzo de la bajada no me encuentro mal del todo.
 
Me quedan los últimos 6 km que discurren al principio por el Barranco de Las Angustias que sube desde Tazacorte hasta meta salvando otros casi 400 metros de desnivel.(graciosillo estuvo el que le puso el nombre al barranco, jajaja)

A pesar del careto que llevo y los 67 km que han corrido mis piernas, estas todavía me responden en la primera parte del barranco y corro a un ritmo bueno.
 
 photo TRANSVULCANIA00029.jpg


Y mientras el primer corredor llega a la meta de Los Llanos de Aridane. Luis Alberto Hernando se saca la espina del año anterior, en el que quedó segundo y es capaz de dejar en la bajada a Kilian Jornet para presentarse en la meta con 5 minutos de ventaja sobre éste y batir el record de la prueba.

 photo TRANSVULCANIA00030.jpg


Kilian Jornet, el gran favorito, entra segundo en los Llanos de Aridane. ¡¡¡¡¡Como tuvo que bajar Luis Hernando para dejar a Kilian en la bajada!!!!!

 photo TRANSVULCANIA00031.jpg


Y en tercera posición el americano Sage Canady, que después de una salida fulgurante en la que llegó a aventajar a Luis y Kilian en 7 minutos, no pudo aguantar el ritmo en el tramo de bajada y repitió el tercer puesto de la Transvulcania del año anterior.

 photo TRANSVULCANIA00032.jpg


Llego a la entrada de los Llanos de Aridane y los dos últimos km por asfalto se me hacen interminables. Miro el garmin y me sorprendo que pueda correr a 5´/km., pero el ir viendo la meta y los ánimos de la gente hacen que se te pasen todos los dolores.

Voy tan rápido y tan ciego que me paso a Pedro Jr. con el que había hablado entrar en meta juntos. Al final entro con un tiempo de 9 horas y 19 minutos, en el puesto 67 de la general, 3º veterano y 6º canario.

 photo TRANSVULCANIA00034.jpg


Estoy muy contento con la TransVulcania realizada. Después del sufrimiento que padecí en la Transgrancanaria, la carrera de la Palma se me ha hecho hasta corta.

Sigue siendo una ultra de montaña en la que estás más de nueve horas dándole estopa al corazón y las piernas, pero lo de la Transgrancanaria fue una "salvajada" tal, que me llegué a plantear no correr la TransVulcania.

 photo 1400680280367.jpg


No estoy del todo mal, pero vamos, que tampoco estamos para tirar cohetes. Después de los besos, risas y anécdotas con la familia y pasados 15 minutos de la entrada  en meta, me empiezan a dar calambres por todas las piernas. Así que, después de pasar por el podólogo, me toca que me mueva las patas el fisio, que hasta que no me pone hielo, no me alivia un poco los dolores.

 photo TRANSVULCANIA0035.jpg


La élite de la élite, los mejores, los crack, los marcianos, los "no hay palabras": Kilian (2º), Luis Hernando (1º) y Sage Canaday (3º).

 photo TRANSVULCANIA00033.jpg


Y mis compañeros de equipo. Sandro acabando el último tramo de bajada hasta Tazacorte. Fue una pena no encontrarnos en la salida entre el barullo de corredores y que se colocase más adelante para no perder tiempo cuando se estrecho el sendero. Aún así, puesto 235 de la general, con un tiempo de 11 horas y 6 minutos, algo que está al alcance de muy pocos.

 photo IMG-20140524-WA0031.jpg


Y Omar, un chavalín en su primera ultra de tantos km., que a pesar de perder el avión y las pocas horas de sueño y descanso que tuvo, se metió en el puesto 316, con 11 horas y 34 minutos. En poco tiempo y con entrenos más específicos de montaña, estos dos estarán mucho más delante seguro.

 photo facebook_-1084761078.jpg


Único momento en el que coincidimos los tres corredores juntos: cinco días después de la carrera en el complejo deportivo de Santaigo del Teide antes de la entrevista que nos hizo Miguel A. Garcia para su periódico .

 Y es que fue una pena ir a una prueba como TransVulcania y por diferentes motivos no poder vernos los tres para cambiar impresiones, ayudarnos y comentar las típicas cosas de carrera.

http://santiagodelteide.diariodeavisos.com/2014/05/19/novatos-de-oro/.

 photo 10364547_779270515438150_284635089_o.jpg


Pasados algunos días de la disputa de la prueba, la valoración que hago es "casi" inmejorable" (siempre hay algo en lo que se puede mejorar; por ejemplo esos 18 km de bajada en los que se me fueron 10 puestos), pero estoy muy contento con el resultado, con las sensaciones de carrera y con la Isla de la Palma. Además he conseguido otros dos puntos para el objetivo a largo plazo: la UltraMaratón del Mont-Blanc. Dos puntos más y tendré los 8 necesarios para entrar en el sorteo para la carrera de Chamonix.

Ha sido una pasada correr por un sitio tan alucinante que a veces tenías que decirte: "¡¡¡¡deja de mirar los paisajes con la boca abierta, que te vas a pegar un leñazo que te vas a romper la crisma!!!!".

La respuesta de la gente de La Palma con SU CARRERA, es igualmente impresionante. Te encuentras a gente animándote en los lugares menos accesibles de la Isla, el cariño, mimos y ánimo que te dan todos los voluntarios, el paso por el pueblo de los Canarios te pone los pelos de punta, la llegada a Tazacorte con su paseo marítimo lleno de gente y su speaker Basilio Bravo, la entrada en meta de Los Llanos de Aridane, y sobre todo algo que me llamó mucho la atención: la gente que a las puertas de sus casas preparan un avituallamiento en los que no falta agua, frutas, galletas, incluso te ofrecen vino y cerveza y sobre todo palabras de ánimo.

Lo que está claro, es que si el cuerpo aguanta el trote al que se le somete día si y día también, el año que viene yo volveré a correr en la Isla de La Palma.

miércoles, 21 de mayo de 2014

TRANSVULCANIA 2014 (1ª PARTE)

Después de celebrada la Transgrancanaria, en la que supe lo que era castigar al cuerpo durante más de 19 horas y correr durante 126 km, no estoy seguro de querer participar en la Transvulcania. La recuperación a semejante esfuerzo es dura y paso unos días en los que no poder correr no me preocupa. Lo que realmente me preocupa es que no puedo ni andar.

El caso es que a los 5 días salgo a trotar y lo hago durante 3 km. en los que parezco un robot. El ritmo no lo quiero ni ver, pero no baja de los 5 min/km. y no estoy seguro de llegar en plenas condiciones a otra prueba de ultrafondo.

Decido dar un respiro a mis maltrechas piernas aunque me sigo entrenando haciendo ciclismo, natación y algo de elíptica para terminar de recuperarlas. En 20 días empiezo a encontrar buenas sensaciones y me lo acaba de confirmar la II Vertical Los Gigantes, prueba en la que me encuentro muy bien y consigo meterme delante en su 8500 metros de longitud y 800 mts. salvados de desnivel.

La foto de abajo es la entrada en meta de dicha carrera, cortesía de Jesús Ferrer Suárez, el cual siempre está cámara en ristre en cualquier evento que ocurre en la Isla de Tenerife. (una vez más, gracias Jesús)


 photo DPP_1075.jpg


Esas buenas sensaciones y leer artículos como éste en prensa, en el que se espera que sea la mejor Transvulcania de la historia, hacen que suba la motivación y empiece con entrenos más duros con los que poder afrontar con garantías dicha prueba.

Kilian Jornet, Luis Alberto Hernando, Dakota Jones, Sage Canaday, Timothy Olson, Tofol Castanyer, López Castán, Manuel Merillas, Pablo Villa, etc., etc., etc. Vamos, la flor y nata del Trail Running mundial estará en el Faro de Fuencaliente.

 photo TRANSVULCANIA0001.jpg


Entre el final de la Transgrancanaria y la Transvulcania sólo pasan dos meses en los que  realizo unas 35 sesiones de running y 10 de ciclismo, suficiente para estar casi como nuevo en la linea de salida.

Esto es lo que queda de una zapatilla después de tres duros meses de entrenamiento. No he dejado un taco vivo así que decido comprar un par igual ya que me han dado muy buen resultado en carrera y además ya tengo hecho el pie a la misma.

 photo 2014_0502127.jpg


Y otra vez y casi sin darme cuenta estoy preparando los bartulos para la TransVulcania 2014. Mochila con camelback, frontal, luz trasera, barritas enérgeticas, garmin, zapatillas, sales minerales, portadorsal, etc., etc.

Así que rumbo al Puerto de Los Cristianos al ferry que nos llevará a La Palma pasando por La Gomera. Ya en el ferry se respira trail-running por todas partes, y entre el pasaje se encuentran multitud de corredores, voluntarios, protección civil, fisios y servicios médicos. Estos últimos empezarán a ejercer ya en el trayecto hasta La Palma ya que el mar está "algo movido" y se ven incluso personas desmayadas en el suelo.

En el barco encuentro muchas caras conocidas de las carreras de Tenerife y otras nuevas como la familia Rocha (Damián, Conchy, Angie, Goyo e hijos). Damián, que va a correr su segunda Transvulcania, me hace una radiografía exacta de la carrera que me será de gran ayuda ya que no conozco nada del recorrido (gracias por todo).

 photo TRANSVULCANIA0002.jpg


El ferry se retrasa tres horas y lo que iba a ser un pequeño "crucero de placer" se convierte en una especie de odisea con gente vomitando por todas partes, desmayados tirados por el suelo y el ferry pegando unos botes que parece que va en el aire.

Menos mal que yo no me mareo y al día siguiente estoy como nuevo en la cola para recoger el dorsal para la Ultramaratón. Eso si, hora y media de cola para recoger el dorsal, lo "mejor" para las piernas.

 photo TRANSVULCANIA0003.jpg


2160 participantes están inscritos en la prueba de Ultramaratón, más otros 547 en la media-maratón y 550 en la maratón que se celebrará el mismo día.

Entre estos más de 3000 corredores hay cinco integrantes del equipo de atletismo de Santiago del Teide. Sandro, Omar y yo que correremos la Ultramaratón y Luli y Guada que correrán la media.

 photo ccfd9495-1b04-4027-9fb1-28c80af1cdfe.jpg


Recojo el dorsal, doy una vueltecita por la feria del corredor, veo a Sandro que llega por la mañana y me comenta que Omar ha perdido el avión y que vendrá en el barco de la tarde, hacemos las fotos de rigor y nos marchamos al hotel donde están alojados algunos de los corredores profesionales que participarán mañana en la carrera. Pedro Jr. iba a participar en la Transvulcania Kid, pero debido a que esta se celebra muy tarde y yo estaría a punto de entrar en meta si todo va sobre lo previsto, al final no participó.

 photo TRANSVULCANIA0004.jpg


Una vez en el hotel, empiezo con la rutina que  suelo hacer el día previo a una carrera de larga distancia. Piernitas en todo lo alto, comer e hidratarme bien, una pequeña siesta y muuuuuucho descanso.

 photo TRANSVULCANIA0008.jpg


Perfil de la TransVulcania.

Después de la Transgrancanaria esto parece un paseo, pero no quiero pecar de optimista. Son 73 km de distancia y 4415 mts + y  4110 -, lo que hacen un total de desnivel acumulado de 8.525 metros, que se dice pronto.

Además viendo el perfil de la misma le tengo mucho respeto al tramo final de la carrera, ya que desde el km 50 donde se encuentra el Roque de los Muchachos a 2426 metros de altura hasta Tazacorte que está a nivel del mar, hay aproximadamente una bajada de 18 km. en los que intuyo que va a tocar tirar de cuadriceps.

 photo TRANSVULCANIA0009.jpg


La salida será a las 6 de la mañana, pero el despertador está puesto a las 2:30 para desayunar y trasladarnos al Faro de Fuencaliente desde Los Cancajos, que es donde estamos alojados. Nos han avisado que la Isla se colapsa ante tanto coche que lleva a corredores y gente que va a ver la salida, así que no queda otra que levantarse temprano porque hemos decidido que me llevará Raquel y Pedro Jr. Si vas en la guagua, esta te deja en la salida a las 4 de la mañana en el Faro de Fuencaliente, lugar en el que no hay nada donde cobijarse y hace un viento importante.


martes, 22 de abril de 2014

THE NORTH FACE TRANSGRANCANARIA 2014.

La expectación es grande en la linea de salida y las calles de Agaete están abarrotadas de gente a pesar de que son casi las 12 de la noche, hace fresquito y cae una ligera llovizna.

570 corredores, entre los que están los mejores especialistas del mundo en larga distancia, se disponen a recorrer la Isla de Gran Canaria de norte a sur, salvando los 8500 metros de desnivel y 126 km. que tiene la Transgrancanaria.

 photo 010.jpg


Otra foto del arco de salida. El primer km de carrera será por las calles del pueblo de Agaete y a ambos lados de la carretera se amontonan los familiares y personas que han venido a ver la salida de la Ultra.

 photo 009.jpg


Entro en los boxes de salida, los cuales empiezan a estar llenos y me coloco bastante detrás, pero la verdad es que no me preocupa ya que la carrera va a ser larga, larga. Me encuentro a Basilio Bravo que también viene de Tenerife y al que he inflado a preguntas estas últimas semanas sobre entrenos, alimentación, ropa y sobre la propia carrera, ya que él la ha corrido varios años. Gracias Basilio por todos tus consejos y por resolver el montón de dudas que tenía. Además clavaste el tiempo que iba a hacer en meta.

11:59:50 y comienza la cuenta atrás.

10, 9, 8, 7, 6, 5.............

 photo 011.jpg


.............4, 3, 2, 1, 0..................¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡VAMOSSSSSSSSSSSSSSSSSS!!!!!!!!!!!!!

Salida de Agaete a nivel el mar y el primer punto de control se encuentra en Tamadaba en el km 10, a más de 1200 metros de altitud, lo que da una idea de lo dura que será la prueba. Salgo bastante retrasado pero en Tamadaba, sin hacer esfuerzos extras voy en el puesto 93, algo que recién empezada la prueba es algo anecdótico.

Durante la noche la temperatura es baja, rondando los 7º y llueve ligeramente, pero es cuando más disfruto de la carrera. Los tramos están muy bien señalizados, siendo muy difícil perderte. Además al ser el comienzo de la prueba, vas corriendo acompañado durante muchos km., las fuerzas están intactas y tienes los depósitos de energía cargados.

Después vienen varios avituallamientos en los que paro lo justo, como algo de plátano, frutos secos y sobre todo bebo te caliente, el cual me reconforta y me da una "vidilla" muy agradable.

Mental, estratégica y psicologicamente me he dividido la carrera en maratones de montaña, por eso de ir paso a paso y no pensar todo el rato en la meta. En Fontanales está situado el km 42 y el primero de los maratones de los tres que me esperan. Llego todavía de noche, en 6 horas y 24 minutos y no he gastado muchas fuerzas. Tengo muy buenas sensaciones y ganas de correr.

El siguiente punto de paso es Teror, en el km 56, avituallamiento en el que se me va algo más de tiempo, ya que me siento un rato y decido "desayunar" te calentito, unos dulces y algún bocadillo de jamón. Hace un rato que ha amanecido y es una gozada correr por la montaña a estas horas de la mañana. Llamo por teléfono al equipo de asistencia y son ellos los que me informan en el puesto que voy, algo de lo que tengo desconocimiento durante la carrera. Al parecer voy sobre el puesto 60, por lo que he adelantado a 30 corredores. Decidimos que nos veremos en el km 82, en Garañón, lugar donde esta permitida la asistencia exterior.

   photo 0001.jpg


De Teror a Talayón la subida se las trae, con otros 1000 metros + que se van acumulando en las piernas. Ha empezado a calentar el sol, me quito la chaqueta prestada por Javier; hemos cambiado de cara de la isla y la temperatura sube unos cuantos grados. Ha sido un invierno lluvioso y empezamos a disfrutar de la vistas de una isla en la que el agua corre por los barrancos y el verdor aparece por todas partes.

Saco el móvil bajando a Tejeda y hago una foto al Roque Nublo que se ve a lo lejos. En esta bajada me adelantan dos corredores que bajan como motos, Pau Bartolo y Zaid Malek, y no me doy cuenta hasta un buen rato después que son los primeros corredores de la distancia Advanced.

   photo 0001B.jpg


En Tejeda nuevo avituallamiento y otra subida de las que dan miedo, otros 900 mts + hasta llegar al Pico de las Nieves, pasando antes por el  Roque Nublo, en la base del cual hay una alfombrilla en la que pasar tiempos con el chip y el avituallamiento de Garañón.

   photo 0002.jpg


Bajada del Roque Nublo a Garañón, camino del plato de spaguettis que me tendrá preparado el equipo de asistencias.

   photo 0003.jpg


Sólo de pensar en los spaguettis me voy relamiendo, llevo más de 12 horas de carrera y el cuerpo me pide comida. En Garañón se encuentra la segunda maratón del día, aproximadamente en el km 82 de la prueba, y las fuerzas ya no son como las de la primera parte.

El último tramo de subida hasta el campamento tengo que esprintar porque por la izquierda se me quiere colar una turista, jajajaja.

   photo 0004.jpg


Llego a Garañón a 1700 metros de altitud donde me espera la familia y la ansiada comida. Espaguetis ricos, ricos, con fundamento.

Después de tantas horas por el monte se agradece ver caras conocidas. Llego cansado, y algo tocado de ánimo, pero Raquel me dice que me ve con buena cara, que la gente que ha llegado delante mio va muerta.
Yo pienso para mi: "si Raquel dice que me ve bien y empiezo a estar hasta los coj............apéndices nasales de correr, como tienen que ir los demás.". Además sigo remontando posiciones y ya estoy colocado en el puesto 50 de la general, algo, que quieras o no te anima.

Lo importante es que quemo otra etapa más. Segunda maratón realizada, llevo alrededor de 13 horas dándole a las zapatillas y 84 km. y he doblado el tiempo de la primera maratón, por lo que no tengo que ir mal del todo.

 photo 0005.jpg


Si la foto hubiera estado sacada desde otra perspectiva hubiera tenido "más gracia" porque estoy tirado en el suelo comiendo de un tapper unos espaguettis que me supieron a gloria, pero al lado mio están las carpas de los corredores profesionales con unas mesas en las que están distribuidas perfectamente sus bolsas de agua, sus sales, geles, barritas, algo de comida solida, etc., etc.

¡¡¡¡¡¡¡¡A zampar!!!!!!!

 photo 0006.jpg


Dejo atrás el Roque Nublo en dirección al Pico de la Nieves, punto más alto de la carrera y de Gran Canaria, a 1938 metros sobre el nivel del mar. Lo mejor  para hacer la digestión: un tramo de subida empinadísimo en la que si te paras te caes para atrás y en el que los espaguettis quieren llegar antes que yo.

Suena el teléfono y es Raquel para informarme que la gente está cayendo en el avituallamiento de Garañón como moscas, y que son muchos los corredores que abandonan una vez llegados ahí.

 photo 0007.jpg


La bajada a Tunte es una bajada en la que en otras condiciones hubiera disfrutado, pero llevo 90 km en las piernas y se me hace muy dura. No es una bajada muy técnica pero los km. van pesando en las piernas y apenas puedo correr ya que llevo las piernas muy cargadas.

Empieza a apretar el calor y hemos pasado de los 7º de la salida y lloviendo, a los 26º que hay ahora y un sol que raja las piedras.


 photo 0008.jpg


¡¡¡¡¡¡¡¡¡Y seguimos bajando!!!!!!! En cada una de las zancadas de bajada siento un dolor en los cuadriceps muy agradable. Al menos, la rodilla derecha que me había estado molestando en los entrenos largos no ha dado síntomas de fatiga todavía, por lo que estoy contento.

 photo 0011B.jpg


Muchas horas en la montaña hacen que piense durante la carrera en un montón de cosas. Entre ellas me pongo a idear una nueva escala para medir el nivel de dureza de una prueba deportiva:  el baremo será en función de las veces que uno piensa en que narices hace uno aquí.

En una prueba de 10 km. no da tiempo a pensar en esto.

En una media maratón normalmente en el km 17, cuando tienes que apretar para bajar tu marca, piensas una vez que con lo bien que se está sentadito, tu estás ahí con el corazón saliéndose de la boca.

En un maratón una vez que llega el famoso muro del km 35 y en los tres último km. piensas un par de veces que narices hace uno ahí.

En un Ironman en la salida siempre he pensado que vaya ganas de tirarse al mar a las 7 de la mañana, en el km 150 de ciclismo he vuelto a pensar en la comodidad del hogar dulce hogar y en el maratón se me pasa por la cabeza esa idea 3 ó 4 veces.

Pero en esta primera ultra Trail de montaña que corro, ya no se la de veces que he pensado que voy a dejar el deporte, que mejor que se está en casita no se está en ningún lado, que estas salvajadas de km. no son buenas para la salud.


 photo 0009.jpg


La foto de la llegada a Tunte lo dice todo: Raquel está contenta y me va cantando los tiempos (al parecer voy ya en el puesto 45), yo llevo la cara de una persona que está hecho polvo y no puede ni con las pestañas y Pedro Jr. me mira como diciendo "de esta me quedo sin padre".

 photo 0010.jpg


No puedo ni parar un ratito porque Pedro Jr. cada vez que llega un corredor al avituallamiento y me adelanta me dice que "vamos Papá, que te adelanta uno". Le tengo que explicar que son corredores de otras distancias, que ellos no llevan la friolera de 92 km en las patas, que han salida hace "un rato" comparado con las 15 horas de carrera que llevo entre pecho y espalda.

Repongo fuerzas y salgo en dirección a Arteara.

 photo 0012.jpg


Saliendo de Tunte aparece un cartel que indica la dirección Puerta Santa. Para algunas religiones traspasar la Puerta Santa es entrar en un lugar seguro pero según la Leyenda Medieval de Don Gaiferos, el creyente que traspasa la Puerta Santa ha prolongado milagrosamente la vida en el camino y fallece tras acceder a la tumba del Apóstol tras cruzar dicha puerta.

Yo estoy más cerca de la Leyenda Medieval porque todavía no sé como no he dejado de correr y me he echado a dormir. ¿Será en esa puerta donde caiga derrengado?

 photo 0011.jpg


Para llegar a Arteara primero hay que subir otros 350 metros de desnivel en los que no voy mal del todo. La zancada ya no tiene nada que ver con las primeras zancadas de la carrera, pero todavía troto en la pista ancha de subida. Voy mirando el plano de carrera y se que lo voy a pasar mal porque el perfil de la bajada a Arteara aparece muy pronunciado.

Llego a la parte alta de la subida donde aparece un estrecho sendero de bajada muy técnico, sobre todo cuando uno lleva 103 km y el cuerpo ya no está para muchas virguerías, así que con no caerme tengo suficiente. El pueblito se ve abajo del todo y en esta bajada lo paso realmente mal ya que cada paso que doy es un dolor intenso en los cuadriceps.

Pero menos mal que al final de la misma me está esperando Pedrito, que hace los últimos metros detrás mio animándome.


 photo 0013.jpg


Los avituallamientos de la Transgrancanaria van en consonancia con la importancia de la prueba y son muy completos. La gente se desvive porque no te falte de nada y te dan ánimos para lo que falta de carrera.

Avituallamiento en Arteara en el km 108 de carrera.

 photo 0014.jpg


Llegando al avituallamiento de la Machacadora sólo me hago una pregunta: ¿¿las piernas (o lo que sea que llevo debajo de la cintura) son mías??? Es que ya no me duelen, más que nada porque no las siento.

 photo 0015.jpg


En esta avituallamiento no me entretengo demasiado, como algo y relleno la bolsa porque es el último hasta meta. Últimos gritos de ánimo porque hasta Maspalomas ya no los voy a ver. Son 7 km que se me harán interminables a pesar de que el terreno es muy favorable para correr, pero es que me duele todo. Para colmo los últimos 4 km. son por el cauce del barranco el cual está adoquinado y es muy doloroso correr.

Únicamente corro para que no se me haga de noche, es en lo que voy pensando continuamente.

 photo 0016.jpg


¡¡¡¡¡¡¡POR FIN!!!!!!!

Linea de Meta, 126 km, 8500 metros de desnivel positivo con sus correspondientes 8500 metros negativos.

19 horas,  28 minutos y 58 segundos después llego a la meta en el puesto 45º de la general, 39º categoría masculina y 12º Master-40, algo de lo que estar contento ya que se trata de una Ultra a nivel internacional.

 photo 0017.jpg


Exhausto, lo mejor de todo es que todavía la oscuridad total no me ha pillado, algo que psicologicamente me hubiera pasado factura.

La tercera de las maratones en las que había dividido la Transgrancanaria la hago en seis horas y 20 minutos, en un tiempo muy parecido a las dos primeras. Esto da cuenta que he realizado una carrera muy constante, que a pesar de los km. y de la dureza no he llegado a desfallecer y que he sido capaz de ir calcando los tiempos de paso por las tres maratones.

Para hacerse idea de la extrema dureza de la prueba, un dato: de los 570 inscritos, sólo llegaron a meta 308 corredores, haciéndolo el último corredor con la friolera de 29 horas, 58 min y 54 seg.


 photo 0018.jpg


Foto del equipo; el corredor y los encargados de la asistencia. Falta Tino que es el que hizo la foto y Susana que llegó hace un rato.

 photo 0019.jpg


¡¡¡Yo no tengo ni cara de alegría de lo hecho polvo que estoy!!! En la linea de meta repongo líquidos pero no soy capaz de comer nada, tengo el estomago completamente cerrado.

Monto en la guagua que nos lleva a mí y a otros corredores de la distancia Advanced hasta ExpoMeloneras, que es donde están los servicios de fisioterapeuta, duchas, entrega de acreditación y recogida del chaleco finisher. La bajada de la guagua es más que cómica; diez tíos intentando bajar de la misma agarrándose a lo que pueden, el que no cojea de una "pata", cojea de la otra y el que no de las dos.

 photo 0020.jpg


En el trayecto hacia casa me llaman los colegas para ver que tal me ha ido y a todos les digo lo mismo: "YO A LA TRANSVULCANIA NO VOY, AUNQUE TENGA LA INSCRIPCIÓN PAGADA"

Así se quedan "las bielas" después de una paliza tremenda.

Biela izquierda con el tobillo inflamado y un rico baño de tierra, barro y sudor.

 photo 0021.jpg


La pierna derecha la tengo igual de destrozada que la otra, pero al menos no tengo hinchado el tobillo y la rodilla me ha respetado durante toda la prueba. Eso si, ninguna de las dos puede con el peso del cuerpo.

 photo 0022.jpg


Y eso que he bajado 4 kilos y casi ni me veo reflejado en el espejo. Como están de moda me hago un "selfie" antes de darme una ducha de agua caliente. Estoy seguro que nunca en mi vida he estado tan cansado. Además antes de llegar a casa me ha dado una tiritona que no puedo controlar, con su castañeteo de dientes correspondiente. Y es que tengo una debilidad enorme por lo que después de la ducha me tengo que meter en la cama y hasta después de tomarme dos caldos calentitos no empiezo a reaccionar.

 photo 0023.jpg


Clasificación de la Transgrancanaria. Para mí es un éxito meterme en el puesto 45 viendo los nombres que aparecen por la clasificación, con ganadores de las más importantes carreras de UltraTrail.

 photo IMG_20140423_111554.jpg


Los tres siguientes días después de la Transgrancanaria no puedo ni moverme. Bajar un escalón por pequeño que sea es toda una odisea. Hasta pasados cinco días no salgo a trotar un poco y no soy capaz de hacer 3 km. del dolor de piernas que tengo.

Lo mejor es que he conseguido los primeros cuatro puntos para la Ultra Maratón del Mont Blanc y se me ha pasado el "enfado" y la "saturación" con la que acabé en Las Palmas. Ya estoy pensando en los entrenos para la Transvulcania, que se celebrará el día 10 de mayo, por lo que tengo dos meses para recuperarme e intentar conseguir otros dos puntos más.